Victor Hugo Manzanilla
Emprendedor en serie. Cofundador de EGM™. Jefe de la Junta Directiva y ex-CEO de MicroSalt Inc. Ex Procter & Gamble. Certificado en el programa CORE de Negocios en la Universidad de Harvard. Autor del bestseller "Despierta tu Héroe Interior".

Qué es un cliente distraído · [Características y Ejemplos]

En el mundo de las ventas y los negocios existen diferentes clases de clientes con los cuales debes lidiar, por eso es muy importante saber identificarlos desde el primer momento, teniendo en cuenta estrategias específicas según sea el caso.

Uno de los clientes con los que quizás te resulte un poco complicado lidiar es el cliente distraído.

Aunque los clientes distraídos no sean personas muy exigentes, su falta de concentración y de decisión, pueden resultarte un poco difíciles de sobrellevar.

Como cualquier otro tipo de cliente, si tienes el conocimiento y las herramientas adecuadas para tratarlo, entonces todo saldrá muy bien y lograrás una venta exitosa e incluso un cliente recurrente.

Aprende lo que necesitas saber sobre un cliente distraído, sus principales características, los mejores consejos para que sepas cómo tratarlo, y algunos ejemplos para que te resulte mucho más sencillo poder identificarlo fácilmente.

Qué es un cliente distraído

El cliente distraído es un tipo de cliente muy particular, aunque suelen ser personas muy relajadas, incluso pueden ser amables y muy sencillas de abordar, la realidad es que suele ser muy complicado poder mantener su atención y hacer que puedan expresar de forma clara lo que necesitan.

Este tipo de usuario desde el primer momento que ingresa a tu negocio, comienza a deambular de un lado para otro sin algún objetivo en concreto.

Puede ser que esté allí por alguna razón específica, puede que necesite comprar o adquirir alguno de tus productos o servicios, pero una vez que está allí, simplemente se dispersa rápidamente.

La peor parte es cuando intentes atenderle, es probable que te ignore o que al interactuar contigo, no escuche ni una palabra de lo que dices, porque estará mirando hacia otro lado o su atención no estará en nada de lo que digas.

Parecerá como ausente, su actitud es muy disipada, como si estuviera en un mundo aparte.

7 características de un cliente distraído

Una de las ventajas con los clientes distraídos es que son muy fáciles de identificar, pero para poder hacer esto, tú y tu equipo deben tener una preparación previa, para saber reconocer a este y otro tipo de clientes.

Esto te ayudará a conocer cuáles son sus principales actitudes y al mismo tiempo saber qué estrategia utilizar para atenderle.

Algunos rasgos que son muy distintivos de este tipo en particular, son los siguientes:

  • Tienen una actitud pasiva, son indiferentes, desmotivados y se mantienen ausentes del momento y el lugar donde están.
  • No tienen la capacidad de escuchar o poner atención a lo que dices.
  • Parecen despistados y desubicados.
  • Van de un lado a otro con una actitud confusa, sienten o demuestran un interés momentáneo por las cosas, pero de forma inmediata se distraen con algo más.
  • Les cuesta concentrarse, incluso podrían intentar prestarte atención, pero casi siempre les resulta algo muy difícil de hacer.
  • Suelen ser personas introvertidas y que les cuesta comunicarse, esto puede hacer que sea mucho más difícil poder tratar con ellos, ya que pueden ser distantes e intentar alejarse por pena o inseguridad de tener que hablar contigo.
  • Pueden ser muy indecisos respecto a lo que quieren o necesitan, puede que estén allí porque ya saben lo que van a comprar, pero aun así, siempre tendrán dudas y les costará tomar una decisión.

Cómo tratar con clientes distraídos

Ahora que ya sabes qué es un cliente distraído, cuáles son sus principales características y actitudes, es necesario que además aprendas cómo debes lidiar con ellos. Esto hará una gran diferencia y es muy probable que logres hacer una venta y conseguir un cliente fijo para tu negocio.

Algo que tienen en común todos los negocios son los clientes, en el caso de los del tipo distraídos, van a presentar el mismo comportamiento independientemente de lo que vendas.

Se trata de una condición con características específicas y que puedes aprovechar si tienes la capacidad y el dominio para saber cómo tratarlo.

1- Crea el ambiente adecuado

Cuando te acerques a la persona, trata de crear un ambiente de empatía, confianza y comodidad, donde pueda bajar un poco sus defensas y sentirse a gusto.

2- Haz preguntas concretas

Para escoger la mejor forma para atenderle, necesitas saber qué es lo quiere comprar, cuál es su objetivo y la razón por la que está ahí.

3- Llama y mantén su atención

Cuando comiences con la atención al cliente, haz lo posible por llamar su atención y mantenerla. Una buena estrategia es que utilices alguna muestra, catálogo o algo que pueda resultar atractivo y que te sirva como punto de apoyo para crear un foco de atención.

4- Ten paciencia y presta atención

Una buena estrategia para llevarlos a una decisión y a tener claridad en lo que buscan, es que les ayudes con preguntas, si ves que les cuesta expresarse, entonces hazle preguntas.

Esto le ayudará a darte información y además a concentrarse en lo que están buscando y saber expresarlo.

5- Muestra interés

Cuando logres que se exprese, muéstrale interés y hazle sentir que te preocupa su problema y que quieres ayudarle.

Puedes tomar notas de lo que te dice, puedes reafirmar algunos comentarios que haga y pedirle pequeñas aclaraciones.

6- No muestres muchas opciones

Trata de hacer una oferta en específico o máximo 2, así mantienes su atención y no haces que se confunda.

7- Hazle recomendaciones

Para que sienta mayor cercanía y comodidad, refuerza la oferta que le planteas con una recomendación personal basada en tu experiencia.

8- Una venta corta y rápida

Para que no corras el riesgo que la persona se distraiga, se confunda o cambie de opinión, haz el proceso de ventas rápido. Debes tener eficiencia para terminar la venta.

2 ejemplos de clientes distraídos

Evidentemente, es muy sencillo lidiar con un cliente distraído, pero para que refuerces un poco mejor tus habilidades y sepas en realidad en qué momento estás lidiando con este tipo de usuarios en tu negocio, te dejamos algunos ejemplos que pueden ayudarte:

2.1 Un cliente distraído no es uno indeciso

Puede pasarte que confundas un cliente indeciso de uno distraído, pero no es lo mismo.

Un ejemplo claro para distinguir a un cliente distraído, es cuando te percatas de su falta de atención. Incluso pueden saber muy bien lo que fueron a comprar, pero al entrar a tu negocio enseguida comenzaran a ver de un lado para otro diferentes cosas que llamarán su atención.

2.2 Una visita confusa

Otro ejemplo muy claro para identificar un cliente distraído es cuando debes hacer una visita de negocios.

Por lo general, los clientes que tienes que visitar para ofrecer algún producto o servicio estarán con poca atención por sus responsabilidades.

Pero, cuando se trate de uno distraído, la falta de atención será mayor, porque incluso les costará concentrarse en lo que están haciendo en su propio espacio. Hasta cuando hablen contigo les costará centrar y poner atención a lo que les dices.

¡Gracias por llegar hasta aquí! Si te gustó nuestro contenido ayúdanos a llegar a otras personas a compartiendo este post en las Redes Sociales.

Si deseas seguir aprendiendo sobre los tipos de clientes y cómo tratarlos, aquí te dejo otros artículos en los que hablo sobre ello:

Compartir Artículo en:

Artículos Relacionados

Nuestro newsletter

Regístrate gratis al boletín semanal EGM

Únete a más de 70,000 emprendedores que reciben cada semana estrategias efectivas de emprendimiento y negocios.